#TodosUnidosSomosUV

Autismo en Tiempos de Coronavirus

15 03 2020

El coronavirus ha modificado súbitamente nuestra costumbre de vida. La higiene, los saludos, etc. Ahora la SEP adelanta y amplía el periodo de semana santa con el propósito de aislamiento, no de vacaciones, lo cual me parece sensato. Sin embargo, una acción donde la mayoría responde con aceptación, para los niños y jóvenes con autismo este cambio de hábito puede resultar adverso. Las personas con autismo tienden a mantener una rutina estable y los cambios súbitos de rutina los llevan a diferentes niveles de estrés. Y si la rutina que tienen incluye ir a la escuela o salir del hogar, se pronostica que el estrés del confinamiento en casa puede ser considerable. Ante la pregunta que he recibido de algunas mamás sobre qué hacer, sólo puedo dar dos recomendaciones producto de nuestra investigación con niños en el espectro. La primera es evitar la conducta sedentaria y promover la movilidad corporal con juegos, pelotas, saltos, bailes y todo lo que se le ocurra para que en determinados momentos del día se muevan dentro de casa. La segunda es que al menos una vez al día se escuche en casa, aunque los niños no pongan atención, la Sonata K448 de Mozart a un volumen de 75 decibeles (hay aplicaciones gratuitas para celulares que miden decibeles de sonido ambiental). Esta es información que todavía no hemos publicado porque es la tesis aún en proceso de mi alumna de doctorado Jennifer Martínez, pero que la resumo aquí porque puede ser de ayuda en este momento. Hemos encontrado que escuchar la sonata disminuye la frecuencia cardiaca y presión arterial en niños con autismo, lo cual podría ayudar a reducir el estrés; la investigación muy seria que Jenny ha hecho con los niños es bastante significativa. La razón del porqué el efecto de la sonata de Mozart, aún no la sabemos, pero funciona. Aprovecho para volver a compartir mi idea sobre estimulación auditiva, en el artículo de Billie Jean que publiqué en mi blog a finales de 2018.

Por Jorge Manzo Denes*
* Es científico de la Universidad Veracruzana en el campo de las neurociencias, con especialidad en el autismo; docente del Doctorado en Investigaciones Cerebrales; profesor con perfil PRODEP; miembro del Sistema Nacional de Investigadores y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias. Fue Coordinador de la Maestría y Doctorado en Neuroetología, así como fundador y director del ahora Instituto de Investigaciones Cerebrales, y ha sido organizador de múltiples actividades docentes, así como conferencista en diversas instituciones. Es evaluador de proyectos Conacyt y revisor de manuscritos científicos en diversas revistas especializadas. Autor de numerosos artículos científicos nacionales e internacionales.

Biografía extensa

Comentarios y sugerencias: [email protected]