#TodosUnidosSomosUV

La Endogamia del Coronavirus

12 05 2020

Todavía no es muy claro cómo de un animal saltó al humano, pero apareció en diciembre en China y ahora, apenas cinco meses después, está disperso en todo el mundo. Este hecho lleva a otro, su tasa de reproducción es excesivamente alta. Ello me permite formular la hipótesis de la endogamia del coronavirus, esto es, de que coronavirus “padres” se están reproduciendo con sus “hijos”, “hermanos” con “hermanas” y así, toda una orgía viral entre parientes. ¿Puede ser esto posible? La endogamia es la producción de descendientes a partir de individuos que están estrechamente emparentados entre sí. En humanos, la reproducción entre padres e hijos o entre hermanos o primos produce endogamia. En términos moleculares, la endogamia es compartir genes emparentados que desde el punto de vista biológico llevan a una disminución en la salud de los descendientes y su sobrevivencia generalmente es reducida, son descendientes en riesgo. La naturaleza puso un gran candado a la reproducción entre parientes, su potencia para seguir reproduciéndose y transmitir esos genes disminuye hasta la extinción. Respondiendo a la pregunta planteada líneas arriba, en los virus parece que sí es posible. Se ha mencionado constantemente que el virus entra a la célula y se reproduce, formando nuevos virus, hermanos, que salen de la célula y se dispersan para infectar nuevas células. Pero los comentarios son de un virus entrando a una célula. Sin embargo, hay casos en que dos virus pueden infectar a la misma célula al mismo tiempo y pueden compartir su material genético en el interior de la célula, lo que da origen a nuevos virus con nuevas secuencias de genes. Estas nuevas secuencias pueden ser mucho más peligrosas para la persona infectada o pueden ser benéficas. Mi impresión es que la alta tasa de reproducción del coronavirus aumenta la probabilidad de que los dos que están entrando a la misma célula estén emparentados, lo que estaría llevando al virus a una “endogamia”, y que con el tiempo van a perder su potencial de infección que resultará en beneficio para el hombre -aunque no pude encontrar hasta este momento alguna evidencia científica de que a esto se le pueda llamar endogamia viral, es sólo una idea/propuesta muy personal-. A la larga, la alta tasa de reproducción del virus estaría jugando a nuestro favor, a pesar de la mala fortuna que tenemos en estos momentos. Esta idea me saltó ayer que estuve leyendo las opiniones del Dr. Massimo Gicozzi de la Universidad de Roma, donde menciona que en Italia parece que el virus está perdiendo su poder de contagio y probablemente su capacidad letal; parece. También me vienen a la mente los modelos matemáticos que se han presentado para el desarrollo de la pandemia y todos muestran que con el tiempo las infecciones se van a reducir casi a cero, pero no se explica la razón de la reducción. Mi hipótesis es que una de las razones es la endogamia del propio virus. Si esto es cierto, entonces el distanciamiento social cuando estamos en la calle y la cuarentena en casa son muy buenas medidas. Se ha dicho que alrededor del 80% de las personas van a ser infectadas, y según mi hipótesis entre más podamos retrasar la infección entonces más posibilidades tendremos de que sea menos agresiva, lo que es deseable. Así que en tanto no tengamos medicamentos, vacunas o estrategias para enfrentar con éxito la infección, mi sugerencia estricta es que sigamos encerrados, extremando precauciones si hay necesidad de salir y enviar al futuro, lo más que se pueda, la posibilidad de infección. Con ello la naturaleza misma nos estaría dando una oportunidad de terminar la cuarentena sin mayores estragos

Por Jorge Manzo Denes*
* Es científico de la Universidad Veracruzana en el campo de las neurociencias, con especialidad en el autismo; docente del Doctorado en Investigaciones Cerebrales; profesor con perfil PRODEP; miembro del Sistema Nacional de Investigadores y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias. Fue Coordinador de la Maestría y Doctorado en Neuroetología, así como fundador y director del ahora Instituto de Investigaciones Cerebrales, y ha sido organizador de múltiples actividades docentes, así como conferencista en diversas instituciones. Es evaluador de proyectos Conacyt y revisor de manuscritos científicos en diversas revistas especializadas. Autor de numerosos artículos científicos nacionales e internacionales.

Biografía extensa

Comentarios y sugerencias: [email protected]