#TodosUnidosSomosUV

Todos Ponen

22 06 2020

El coronavirus es un maestro estricto. Nos está dando clases a la vieja usanza, esa que decía que la letra con sangre entra. Y parece que no ha terminado; ahí está las 24 horas del día, enseñando severamente biología, química, inmunología, medicina, farmacología, filosofía, sociología, economía y múltiples asignaturas más. Y nos tiene encerrados y con miedo, estresados, ansiosos, deprimidos, preocupados; con momentos en donde parece que hasta nos está quitando el carácter. Nos hace creer que no hay salida, que ha apagado la luz al final del túnel y que nos tiene a su merced. Lo cierto, creo yo, es que esto es aparente; lo real es que es un maestro que nos ha dado una clase de salida muy sencilla que no hemos terminado de aprender. Nos ha enseñado que en la cara tenemos un triángulo formado por nuestros ojos, nariz y boca. Nos ha enseñado que sale de una persona por ese triángulo y entra a otra por ese mismo triángulo. Muchas veces ha repetido la clase de que si tapamos ese triángulo mientras salimos y estamos cerca de otras personas, no podrá salir de la persona que lo tiene y mucho menos entrar en otra que no lo tiene. Así de simple su mayor enseñanza: cúbrete la cara y me iré rápidamente, ha dicho hasta el cansancio. Y a pesar de los golpes brutales que nos está dando, no hemos aprendido esa simple lección de alivio; como que eso de que la letra con sangre entra no nos está funcionando. Y eso me hace rememorar aquel famoso juego con el que me divertí mucho en mi niñez, la pirinola o perinola. El coronavirus nos ha puesto el lado que dice Todos Ponen: cubrebocas, caretas, lentes, guantes. Pero como no aprendemos la lección, en nuestro turno nos ha caído el Toma Uno y Toma Dos; esperemos nunca girar al Toma Todo, pero parece que estamos empeñados en llegar a ese tiro. Juguemos al Todos Ponen de manera urgente, antes de que este maestro estricto y la selección natural terminen el trabajo que ya empezaron; ese, aplastante, que no nos va a gustar.

Por Jorge Manzo Denes*
* Es científico de la Universidad Veracruzana en el campo de las neurociencias, con especialidad en el autismo; docente del Doctorado en Investigaciones Cerebrales; profesor con perfil PRODEP; miembro del Sistema Nacional de Investigadores y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias. Fue Coordinador de la Maestría y Doctorado en Neuroetología, así como fundador y director del ahora Instituto de Investigaciones Cerebrales, y ha sido organizador de múltiples actividades docentes, así como conferencista en diversas instituciones. Es evaluador de proyectos Conacyt y revisor de manuscritos científicos en diversas revistas especializadas. Autor de numerosos artículos científicos nacionales e internacionales.

Biografía extensa

Comentarios y sugerencias: [email protected]